¿Cómo Combatir El Miedo al Fracaso?

91{icon} {views}

Todos odian el fracaso, pero para algunas personas, el fracaso presenta una amenaza psicológica tan significativa que su motivación para evitar el fracaso supera su motivación para tener éxito. Este temor al fracaso les hace sabotear inconscientemente sus posibilidades de éxito, en una variedad de formas.

Fallar puede provocar sentimientos como la decepción, la ira , la frustración, la tristeza, el arrepentimiento y la confusión que, si bien son desagradables, por lo general no son suficientes para desencadenar un temor total al fracaso.

De hecho, el término es un nombre poco apropiado porque no es el fracaso per se el que subyace en el comportamiento de las personas que lo padecen. Más bien, un miedo al fracaso es esencialmente un miedo a la vergüenza.

Las personas que temen al fracaso están motivadas para evitar el fracaso, no porque no puedan manejar las emociones básicas de decepción, ira y frustración que acompañan a esas experiencias, sino porque el hecho de fallar también las hace sentir vergüenza.

La vergüenza es una emoción tóxica psicológicamente porque en lugar de sentirse mal por nuestras acciones ( culpabilidad ) o nuestros esfuerzos ( arrepentimiento ), la vergüenza nos hace sentir mal que nos encontramos. La vergüenza llega al núcleo de nuestros egos, nuestras identidades, nuestra autoestima y nuestros sentimientos de bienestar emocional.

La naturaleza dañina de la vergüenza hace que sea urgente para quienes temen fracasar evitar las amenazas psicológicas asociadas con la falla al encontrar formas inconscientes para mitigar las implicaciones de una falla potencial, por ejemplo, comprando ropa nueva innecesaria para una entrevista de trabajo. de leer sobre la compañía, lo que les permite usar la excusa: “Simplemente no tuve tiempo de prepararme por completo”.

Cómo Combatir El Miedo al Fracaso
Cómo Combatir El Miedo al Fracaso

10 señales de que podrías tener miedo al fracaso

Los siguientes no son oficiales de diagnóstico, pero si se siente que estos criterios son muy característicos suyos, es posible que desee estudiar este asunto, ya sea leyendo más al respecto o hablando con un profesional de salud mental.

  1. Fallar te hace preocuparte por lo que otras personas piensan de ti.
  2. Fallar te hace preocuparte por tu capacidad de perseguir el futuro que deseas.
  3. Fallar te hace preocuparte de que las personas pierdan interés en ti.
  4. Fallar te hace preocuparte por lo inteligente o capaz que eres.
  5. Fallar te hace preocuparte por decepcionar a las personas cuya opinión valoras.
  6. Tiende a decirle a la gente de antemano que no espera tener éxito para reducir sus expectativas.
  7. Una vez que falla en algo, tiene problemas para imaginar lo que podría haber hecho de manera diferente para tener éxito.
  8. Con frecuencia tiene dolores de cabeza, dolores de estómago u otros síntomas físicos de último minuto que le impiden completar su preparación.
  9. A menudo te distraes con las tareas que te impiden completar tu preparación que, en retrospectiva, no eran tan urgentes como parecían en ese momento.
  10. Tiende a postergar y “quedarse sin tiempo” para completar su preparación adecuadamente.

El miedo al fracaso es un obstáculo importante que se interpone entre usted y sus metas. Pero no tiene que ser así.

El miedo al fracaso es la intensa preocupación que experimentas cuando imaginas todas las cosas horribles que podrían suceder si no lograste un objetivo. La preocupación intensa aumenta las posibilidades de contenerse o rendirse. Tener éxito depende en gran medida de su capacidad para aprovechar el miedo.

¿Como Superar el Miedo al Fracaso?

¿Qué puedes hacer para evitar que el miedo al fracaso te haga retroceder?

1. Redefinir el fracaso como discrepancia.

El éxito es a menudo difícil de definir. El fracaso es aún más difícil.

¿Cuál es tu definición de fracaso? ¿Renunciando? ¿Nunca vas tras tus metas? ¿No logras un resultado deseado? ¿No logras el resultado deseado dentro de un plazo previsto? Puedes pensar que la respuesta a esta pregunta es obvia. Pero es importante tener claro qué consideras fracaso, ya que el fracaso es el objeto de tu miedo y el obstáculo para tu éxito.

Para hacer que su búsqueda de objetivos sea a prueba de fallas, pase de pensar en fallas a pensar en discrepancias entre lo que espera lograr y lo que podría lograr. Las discrepancias le brindan información que puede estudiar, explicar y aprender, para que pueda recalibrar sus esfuerzos futuros.

Mientras continúes haciendo esfuerzos, no hay espacio para el fracaso. Cuando te rindes por completo, no por una razón mejor que el miedo a fallar, ¡esa es una historia diferente!

2. Distinguir entre amenazas reales e imaginarias.

El miedo es nuestra respuesta a dos tipos de amenazas: reales e imaginadas. Ya sabes la diferencia. Las amenazas reales suponen un riesgo para nuestra supervivencia. Las amenazas imaginadas son escenarios hipotéticos.

Dar un discurso frente a un grupo de personas es una amenaza imaginaria porque hay poco riesgo para su supervivencia. Dar un discurso frente a un orgullo de leones en la sabana es una amenaza real porque no están interesados en escucharte, están interesados en comerte.

El miedo al fracaso, por definición, implica amenazas imaginadas. Y mientras el miedo es real, la amenaza no lo es. Por el momento, la amenaza es una predicción, un producto de su imaginación, un escenario que construyó.

Esto no hace que tu miedo sea infundado o irracional. Pero lo hace prematuro e innecesario. En lugar de dejar que esto te detenga, examínalo y planifica cómo evitar las consecuencias que te asustan.

3. Crear objetivos de promoción en lugar de objetivos de prevención.

La investigación sobre el logro de objetivos sugiere que hay dos tipos de enfoques que las personas toman con respecto a sus objetivos: enfoque y evitación. Me gusta llamarlos objetivos de promoción y prevención.

Los objetivos de la promoción consisten en lograr un resultado positivo (por ejemplo, “Quiero obtener un aumento”, “Quiero ampliar mi base de clientes” o “Quiero obtener una promoción”), mientras que los objetivos de prevención consisten en evitar un resultado negativo (por ejemplo, “No quiero perder mi trabajo ” o “Espero no obtener una revisión negativa”).

Los objetivos de prevención están asociados con enfoques más desorganizados para la búsqueda de objetivos, menor participación, menos autodeterminación y más ansiedad . Además, los objetivos de prevención llevan a la creación de más objetivos de prevención en el futuro.

El miedo al fracaso conduce a la creación de objetivos de prevención, que pueden confundir nuestro enfoque, socavar nuestros esfuerzos y dificultar la planificación. Replantear los objetivos de prevención como objetivos de promoción es una forma de eliminar el miedo al fracaso de la ecuación.

Si bien la mayoría de nosotros fijamos objetivos de promoción al mismo tiempo y objetivos de prevención en otro, es importante recordar que la forma en que enmarcamos nuestros objetivos puede oscurecer nuestras intenciones, retrasar la implementación y facilitar el abandono.

4. Espere un buen resultado, pero no se apegue a él.

Cuanto más apegado esté al resultado que imaginó cuando estableció el objetivo, más probable es que interprete las discrepancias de ese resultado deseado como un fracaso. A medida que las circunstancias cambian y su experiencia lo cambia, lo que inicialmente vio como el resultado ideal ya no puede ser alcanzable, apropiado o significativo.

Sin embargo, si elige no reevaluar o ajustar los resultados que esperaba, quedará atrapado en la discrepancia y convencido de que está fallando. La investigación muestra que las personas que reevalúan sus metas y son capaces de ajustar su enfoque o sus expectativas disfrutan de una mejor salud física y mental .

Algunas metas requieren concentración y persistencia. Otros, sin embargo, requieren apertura y flexibilidad. Ser capaz de reevaluar y redefinir el resultado que espera lograr es un buen amortiguador contra el miedo al fracaso. Debemos evaluar nuestro éxito por la cantidad de pensamiento y esfuerzo que ponemos, en lugar de por el resultado que hemos logrado.

5. Eres fuerte y puedes prevalecer.

El miedo al fracaso no se trata de los desafíos futuros o del esfuerzo requerido. Se trata de las consecuencias que podemos sufrir si fallamos. No tenemos miedo del trabajo que tenemos que hacer, sino de la remota posibilidad de que nuestro trabajo no sea lo suficientemente bueno para producir resultados que cumplan con nuestros estándares.

Los investigadores sobre el miedo al fracaso han identificado varias consecuencias negativas que las personas con miedo al fracaso esperan, incluyendo sentimientos de vergüenza y vergüenza , un gran golpe a la autoestima , la posibilidad de un futuro incierto, la pérdida de influencia social y la decepción de otros importantes (Más sobre este tema aquí).

Observe que las personas estiman que el costo psicológico de no ser mucho más alto que el costo material. Las personas con miedo al fracaso están menos preocupadas por perder dinero que por perder amigos , perder la cara o perder la fe.

Para atenuar aún más el miedo al fracaso, identifique las consecuencias de fallar que lo asustan más y evalúe su capacidad para lidiar con estas consecuencias. En lugar de hablar del miedo con la esperanza de que no ocurra nada negativo, concéntrese en crear confianza para enfrentar las consecuencias.

Aquí hay algunas preguntas que debe hacerse:

  • ¿Cuál de estas consecuencias te asusta más?
  • ¿Cuánto impacto tendrán en ti?
  • ¿Son simplemente desagradables o amenazan la vida?
  • ¿Te harán sentir incómodo o te lastimarán profunda e irreparablemente?
  • ¿Qué tan rápido vas a seguir adelante?
  • ¿Son las consecuencias permanentes o reversibles?
  • ¿Son de corta duración o se quedarán para siempre?
  • ¿Qué tan bien puedes manejarlos?
  • ¿Puedes ejercer control de daños o te esconderás y desaparecerás?

En última instancia, lo que nos hace temerarios no es el hecho de que no experimentamos miedo, sino que confiamos en que podemos lidiar con las consecuencias de nuestras acciones. Eso es lo que hace que las personas no tengan miedo y eso es lo que podría ayudarlo a volverse inmune al miedo al fracaso también.