Como Cambiar Actitudes Negativas a Positivas (9 Pasos)

3.3k{icon} {views}

Una actitud negativa conlleva una falta de conciencia. No necesariamente estás consciente de una actitud negativa que impregna tu visión de la vida, y debido a esta falta de conciencia, tu actitud afecta tus interacciones con otras personas y tus interacciones contigo mismo.

¿Qué pasaría si fueras a ser consciente? ¿Qué pasaría si, de repente, pudiera salir del patrón de pensamiento que crea su actitud, elegir un nuevo patrón y, por lo tanto, una nueva actitud?

Piensa en tus pensamientos. Muchas fuentes de consejos no te van a decir este punto crucial:

Cambiar tu actitud no es reprimir o eliminar pensamientos negativos . Se trata de cambiar tus patrones de pensamiento a través de la acción .

Surgirán pensamientos negativos, pero cuando los meditas es como alimentarlos y recompensarlos para que vuelvan y formen un patrón.

Cuando alteras los patrones de pensamiento repetitivos, alteras tu actitud: es un proceso físico, y con ello viene la capacidad de cambiar el mundo en el que vives. Lograrás cosas que antes no creías posibles.

Para emprender este cambio, entienda qué hacer con los pensamientos negativos o inútiles cuando surgen. Esta comprensión te ayudará a tomar medidas para cambiar tu actitud.

¿Quieres derribar esas barreras que te limitan, transformar como nunca creíste tus habilidades sociales, y dejar de perder grandes oportunidades? Haz Click Aquí y Descubre Como Hacerlo!

Siga leyendo para obtener sugerencias rápidas y fáciles sobre cómo cambiar una actitud negativa.

9 Pasos para Cambiar Malas Actitudes y Convertirlas en Positivas

Como Cambiar Actitudes Negativas
Como Cambiar Actitudes Negativas

1. Aprovechar el increíble poder de la redirección

A menudo, pensamos de forma limitante en blanco y negro. Se llama pensamiento binario. Incluso pensar que los pensamientos son solo negativos o positivos es una forma binaria de pensar.

Desarrollas una actitud negativa porque estás convencido de que esta forma de pensar binaria es un reflejo preciso de la realidad. Cuando esta forma de pensar no logra buenos resultados, le asignas la culpa. La culpa no ayuda a resolver el problema del pensamiento binario, lo perpetúa.

El pensamiento binario hace que tengas visión de túnel cuando trabajas en tus objetivos. Siente que un enfoque es el correcto, pero las investigaciones demuestran que la redirección mejora la creatividad. La redirección requiere que pienses de manera diferente cambiando las tareas.

Da un paso atrás de lo que estás haciendo. ¿Hay un enfoque diferente que puede tomar? ¿A quién puedes acudir para pedir ayuda? ¿Qué no has probado? Redirige tus acciones y te encontrarás pensando de manera más creativa y positiva cuando se trata de resolver el problema original.

2. Amplifica tu conversación positiva

El diálogo interno positivo es exactamente lo que suena: estas son declaraciones edificantes que te haces a ti mismo. Entonces, actúas sobre ellos.

Lo que pasa con el diálogo interno positivo es que se cumple a sí mismo. En otras palabras, al concentrarse en sus fortalezas y hacer afirmaciones positivas sobre usted mismo, se convierte en lo que se dice a sí mismo y cambia su actitud.

La psicóloga Dra. Marie Hartwell-Walker identifica las declaraciones clave que hacen las personas mentalmente sanas:

  • “Soy adorable”
  • “Soy capaz”
  • “La mayoría de las otras personas son amables y capaces, también”
  • “El éxito viene de hacer”
  • “Los retos son oportunidades”
  • “Es solo humano cometer errores”
  • “Tengo lo que se necesita para hacer frente al cambio, y para hacer que los cambios ocurran”

Dígase estas cosas todos los días. Note la declaración número 4, “El éxito viene de hacerlo”. Desea cambiar su actitud negativa. Para cambiar exitosamente su actitud, haga cosas que lo ayuden a sentirse bien consigo mismo y con los demás. El trabajo voluntario y las ligas deportivas comunitarias son excelentes opciones.

La acción crea cambio. Hágase afirmaciones positivas, tome medidas basadas en estas afirmaciones y su perspectiva de la vida cambiará.

3. Sea un agente de cambio, no una víctima

Un agente es alguien que está activamente involucrado en hacer que algo suceda. Una víctima es alguien que sufre circunstancias fuera de su control.

La victimización es válida y real, pero si no hay una búsqueda activa de una solución, usted sigue siendo una víctima: permanece pasivo y su actitud es de amargura, impotencia o cinismo.

Eres un agente que puede cambiar tu propia actitud. En última instancia, tus propias acciones son las únicas cosas que controlas.

Es posible que no pueda controlar el aumento de pensamientos negativos debido a una tragedia que estaba fuera de su control, pero puede controlar cómo responde a esos pensamientos.

Considere los siguientes métodos para hacer frente a las tragedias:

  • Hable con un consejero o con alguien que pueda darle una perspectiva externa.
  • Apague las noticias, deje de revolcarse y manténgase activo. Las actividades como el ejercicio, el arte y los juegos lo ayudarán a procesar mejor sus sentimientos al dejar de concentrarse en pensamientos negativos repetitivos.
  • Ofrezca su apoyo a otros que hayan tenido una experiencia similar. Si, por ejemplo, se está recuperando de la adicción, busque un grupo de apoyo de pares.
  • Redirija las emociones dolorosas al encontrar una actividad , como trabajo voluntario, escritura, música o deportes, que sea emocionalmente satisfactorio y le permita liberar emociones reprimidas.

A veces, la tragedia es autoinfligida, lo que significa que tiene una mala experiencia que no es necesariamente una tragedia, pero la trata como tal. Te deprimes, recurres a las drogas y al alcohol, y meditas sobre tus pensamientos y sentimientos negativos.

Asegúrese de reconocer si esto está sucediendo y conviértase en un agente de recuperación en lugar de ser víctima.

4. Sueña enorme, pero establece expectativas realistas

Esta es la verdad sobre tu sueño: es real. Lo que realmente quieres de la vida, llámalo sueño o fantasía o ambición, es una idea real que puedes y debes mantener sin importar lo que suceda.

Para establecer expectativas realistas, divida su sueño en pasos que sean alcanzables en el corto plazo.

Si crees que tienes derecho, esperas que todo caiga en su lugar, no realizarás tu sueño. Incluso si tiene suerte y éxito, no se sentirá como un éxito porque el derecho es un pozo sin fondo.

Una actitud negativa proviene de expectativas que no se alinean con la realidad. Nuevamente, tus acciones son lo único que controlas. La ciencia demuestra que ni siquiera estás necesariamente en control de tus pensamientos.

Pero usted está en control de los pensamientos que elige detenerse. Concéntrate en tus planes. Puede esperar seguir adelante cuando se concentre y marque los pasos para completar una tarea. Concéntrese en las tareas que necesita completar para hacer realidad su sueño.

5. Transformar los pensamientos negativos en las últimas preguntas

Hacer preguntas abre tu mente a nuevas ideas. Te ayuda a comenzar a construir confianza. El diálogo interno positivo puede ser difícil, porque tu mente es como un disco roto. Te dices a ti mismo que eres amable, pero cada vez que dices eso, el pensamiento de que nadie te ama aparece 10 veces.

Melody Wilding de Forbes hace una gran recomendación:

“Cuando descubras que tus críticas internas arrojan acusaciones, piensa: ¿cómo puedo convertir esta afirmación en una pregunta?”

Aquí hay unos ejemplos:

  • En lugar de “Algo debe estar mal conmigo”, di: “¿Cuáles son los pasos para el éxito ?”
  • En lugar de “odio ir al supermercado”, di: “¿Cómo puedo ahorrar tiempo en el supermercado?”
  • En lugar de “estas personas son molestas”, diga: “¿Cómo puedo hablar con estas personas para que esta reunión sea agradable?”
  • En lugar de “anoche fui completamente idiota”, diga: “¿Qué puedo hacer de manera diferente en el futuro?”

De esta manera, estás abriendo posibilidades para nuevos pensamientos constructivos. También estás prestando atención a tus pensamientos y haciendo algo con ellos.

6. ¡Ríe!

“Es imposible para ti estar enojado y reírte al mismo tiempo. La ira y la risa son mutuamente excluyentes y usted tiene el poder de elegir cualquiera “. – Wayne Dyer

En casi todos los casos, desarrollará una actitud negativa si elige estar enojado y deprimido en lugar de elegir reírse. Pero, ¿cómo puedes elegir reírte cuando algo parece terriblemente terrible?

Aquí es donde entra en juego la imaginación y el ejercicio mental. Elija mirar una circunstancia decepcionante o desalentadora de una manera diferente. ¿Qué es lo que es irónico, absurdo o indignante sobre la circunstancia?

¿Hay alguna circunstancia opuesta que puedas imaginar, una que sea tan fantásticamente genial que traiga lágrimas de risa a tus ojos solo de pensarlo? ¿Hay algún detalle que sea simplemente extraño?

Si estás deprimido, elige la comedia: elige algo que pueda hacer que tu rostro se vea feliz. Entrénate para buscar buenas oportunidades para el humor, y te estás entrenando para tener una actitud positiva.

7. Abraza tus emociones y libéralas con confianza

En el momento en que experimentas una emoción, hay una razón para ello; y por lo tanto es válido.

Aquí está el desafío: debes controlar lo que haces con esa emoción.

Podría contener la emoción y dejar que se infecte, pero eso conduce a cosas como depresión, rabia contenida y baja autoestima.

Podría liberar su emoción en el momento en que la siente sin pensar, pero eso conduce a problemas de relación con otras personas. O bien, podría liberar la emoción con confianza de una manera que afirme su ser y sus límites.

  • Practica observar tus emociones cuando las sientas a diario. Note lo que es la emoción y esté allí con ella.
  • Cuando experimente una emoción fuerte como el enojo, tómese el tiempo para notar su enojo, respire profundamente y cálmese.
  • Averigua qué o quién causó tu ira y por qué.
  • Hacerse valer. No seas malo al respecto, ten confianza. Diga algo como: “Preferiría que tratara a todos como iguales en el grupo, no puedo hablar por todos en el grupo, pero es muy importante para mí”.
  • Establezca sus límites repitiendo las declaraciones del “yo” , como por ejemplo: “No quiero que me grites, me siento incómodo”. Si hay un problema, preferiría hablarlo con calma “.

Si abrazas tus emociones procesándolas, preguntándote quién, qué, por qué y cómo, y luego tratas con ellas expresándote con confianza, tu actitud seguirá siendo de confianza, calma y positividad.

8. Crea, mueve, cree, contempla grandes cosas

Una vez que sepa que tiene el control de cómo reacciona ante los pensamientos y las emociones y, a su vez, sus acciones crean un patrón que se refuerza a sí mismo, un enorme mundo de grandeza está allí para usted.

La grandeza está ahí porque en todo momento puedes elegirla. Puedes elegir escuchar tus emociones más profundas, que son algo bello debido a su intensa pureza, y puedes traducirlas en cosas nuevas. Nuevas canciones, poemas, refranes, obras de arte, recorridos, rutinas de ejercicios, comidas, amistades, trabajos: todo está ahí para ti.

Cada pensamiento negativo es una respuesta positiva a la espera de suceder. Sienta cómo sus respuestas positivas y su actitud positiva son tan agradables que no las cambiaría por nada más. Cree que eres increíble y tus acciones tendrán resultados asombrosos, incluso si no estás cerca para ver los resultados florecer y florecer.

Contempla grandes cosas porque son las mejores cosas para contemplar. ¿Qué pasaría si tu decisión de apreciar los caprichos de otras personas algún día se convierta en amor? ¿Qué pasa si su decisión de escribir en su diario todos los días algún día se convierte en una memoria? Eres capaz de todas estas cosas, y la vida puede ser genial.

9. Partir con los cuatro acuerdos, pero aceptar volver una y otra vez

Un hombre llamado Don Miguel Ruiz escribió un libro llamado Los cuatro acuerdos . Con estos acuerdos, Ruiz destila perlas de la antigua sabiduría tolteca. Para transformar tu actitud, acuerda hacer lo siguiente:

  • No hagas suposiciones
  • No tomes nada personalmente
  • Se Impecable con tus palabras
  • Haz tu mejor esfuerzo

Eso es. Piensa en cómo estos acuerdos informan tus acciones.

Si estás haciendo tu mejor esfuerzo, estás en el momento.

Si eres impecable con tu palabra, dices cosas que se reflejan en el mundo que quieres crear.

Si no tomas nada personalmente, no te ofendes por las palabras y acciones de otras personas, por lo que no los arremetes.

Si no haces suposiciones, tienes expectativas realistas.

Además, echa un vistazo a estos otros consejos sobre cómo cambiar tu actitud . Vuelve a los consejos que te ayudan una y otra vez. Con una actitud que dice: “Siempre estoy aprendiendo“, harás exactamente eso y tu vida seguirá mejorando.