Cómo Organizar Mi Vida Personal y Laboral (10 Consejos)

434{icon} {views}

En una sociedad dedicada al desarrollo profesional, encontrar placer tanto dentro como fuera de la oficina puede ser complicado.

El “equilibrio” en la frase de uso común “equilibrio trabajo-vida” es la clave para disfrutar del trabajo y la vida. Cuando el trabajo nos abruma, nuestra vida personal lucha, y viceversa. Cuidarse a sí mismo crea un estilo de vida completamente redondeado al tiempo que aumenta la energía y la pasión necesarias para amar el trabajo que realiza cada día.

Encontrar un equilibrio entre el trabajo y la vida no es un signo de debilidad o falta de pasión profesional, sino todo lo contrario. Organizar tu vida personal y laboral es una forma de respetar el equilibrio necesario para mantener la salud y el entusiasmo en ambos lados de su mundo.

Cómo Equilibrar Mi Vida Laboral y Personal

Cómo Organizar Mi Vida Personal y Laboral
Cómo Organizar Mi Vida Personal y Laboral

1. Desarrolle fechas límite duras para el inicio y el final de su día.

Ya sea que trabaje de forma independiente o trabaje con estrictas horas de entrada / salida, el cerebro puede permanecer en el trabajo sin querer. Establecer pautas, tanto para usted como para su administración siempre que sea posible, permite que estos dos mundos se impidan entre sí.

Por la mañana, después de su viaje diario o tiempo de preparación personal, elija un ritual para marcar el comienzo del día. Prepare una nueva taza de café o escríbase una afirmación positiva para su escritorio.

Al final del día, haz lo mismo. Limpie el área de su escritorio o escriba una lista de cosas por hacer para la mañana siguiente.

Sea lo que sea, mantenlo consistente. Esto indicará al cerebro que cambie los engranajes del trabajo al hogar.

2. Comunícate honestamente con tu jefe.

Cada persona y puesto requiere un equilibrio único entre trabajo y vida. Durante el proceso de la entrevista, sé honesto contigo mismo y con tu jefe. En algunas posiciones, esta separación trabajo-vida es más común que en otras.

Deje en claro desde el primer momento qué tipo de equilibrio es el adecuado para usted y mantenga abierta la comunicación a lo largo de su tiempo trabajando juntos. Menos sorpresas crean menos ansiedad.

3. Tómate tiempo para encontrar silencio.

Incluso en los trabajos más ocupados, como la enseñanza o el servicio de comidas, es crucial encontrar algo de tranquilidad. Incluso varios minutos de espacio pueden despejar la mente y restablecer la respiración.

Tuck en el baño o tomar un descanso fuera.

El mundo de una oficina o lugar de trabajo puede sentirse pequeño y desalentador, pero encontrar esta separación nos recuerda que hay un equilibrio presente en todo momento.

4. Elija un pasatiempo gratuito.

Está en nuestra naturaleza monetizar nuestras habilidades. Pero también es beneficioso para la mente encontrar pasiones que no tengan expectativas financieras. Esto desvincula el dinero y el disfrute creativo durante una pequeña parte del día, utilizando una parte diferente del cerebro. Las actividades físicas o creativas alimentarán al cerebro relacionado con el trabajo naturalmente a medida que pasa el tiempo.

5. Buscar la estabilidad financiera.

Claramente, muchas, si no todas, las personas luchan por la estabilidad financiera. Pero encontrar este equilibrio requiere más que tener un ingreso estable. Busque recursos que lo apoyen y eduquen positivamente sobre las formas de presupuestar, gastar de manera inteligente y ahorrar para objetivos futuros. Esto le da a cada día un nuevo propósito, fijando su vista en el largo plazo. Trate de pensar en educación financiera y en un hábito continuo de por vida.

6. Crea conexiones honestas con las personas en el trabajo.

Aunque naturalmente podemos conectarnos más profundamente con los que están fuera del trabajo, la conexión con compasión y cuidado es gratificante para usted y los que lo rodean. Todos en su lugar de trabajo también están tratando de encontrar un equilibrio entre la vida laboral y personal, y usted puede ser parte de eso.

Siendo profesional, siempre comunique las necesidades de trabajo con amabilidad y paciencia. Estos pequeños momentos crean una cultura completamente nueva a tu alrededor que no pasa desapercibida.

7. Fomentar las relaciones fuera del trabajo.

En el otro lado de las cosas, crear un equilibrio entre el trabajo y la vida también implica reservar tiempo de calidad con nuestros seres queridos en casa y en nuestro círculo de amigos. Cuando apagamos el día de trabajo y encontramos la separación, estamos más abiertos a las necesidades personales de nuestros seres queridos. Permaneceremos más presentes en el momento si permitimos que el trabajo espere hasta el día siguiente.

Si esto no es posible en algunos días, manténgase abierto acerca de cuánto tiempo en casa necesita dedicar al trabajo. Establece límites y discútelos con tus seres queridos. De esta manera, todos se mueven como un equipo entre los dos mundos.

8. Crear un espacio de trabajo equilibrado.

Las imágenes y las palabras que tomamos en cada momento del día afectan nuestro bienestar general. Coloque pequeños objetos o imágenes que despierten alegría en su espacio de trabajo como recordatorios de pasiones y objetivos individuales. Recuerde que la iluminación y el diseño cambian el ambiente de un espacio, especialmente en los meses de invierno. En general, tenga en cuenta cómo su área cambia su cuerpo y su estado de ánimo.

9. Construir un plan a largo plazo.

La oportunidad para la movilidad ascendente es muy importante en todas las carreras. Sin juicios ni reservas, planifique un plan de sueño para las próximas décadas, con la voluntad de cambiar y permanecer flexible a medida que la vida fluye y fluye. No alcanzar una meta no equivale a un fracaso, fue simplemente un medio para ponerse en el camino hacia el mejor destino.

10. Continúe creciendo y cambiando, tanto por dentro como por fuera.

Incluso si hemos dominado nuestras habilidades laborales y nos sentimos satisfechos con nuestro nivel de trabajo, el aprendizaje de por vida despierta pasión y crecimiento. Cuanto más exploramos nueva información, más puertas e ideas se cruzan en nuestro camino. La educación tampoco tiene que vincularse con nuestras carreras, aunque todas se relacionan con la forma en que abordamos el trabajo.

Encontrar el equilibrio entre el trabajo y la vida personal nunca es una tarea fácil y, a menudo, puede sentirse fuera de nuestro control. Al final del día, tenemos que hacer el trabajo. Pero si retrocedemos y miramos el panorama general, las pequeñas variaciones diarias se suman a un cambio significativo.

La comunicación abierta, el establecimiento de límites y el fomento de nuestros aspectos creativos son solo algunas de las formas de permanecer presentes al cambiar entre nuestro trabajo y las identidades del hogar. Lo más importante es que estos cambios nos ayudan a conectarnos más estrechamente con nosotros mismos y con aquellos a quienes amamos.

Sea claro acerca de sus necesidades y oportunidades para el crecimiento personal, y le seguirán los progresos en el trabajo.