10 Técnicas para Mejorar la Productividad Personal

Para llegar a cumplir tus metas y objetivos es indispensable que te comprometas contigo mismo y que te autodisciplines.

Si bien con estas técnicas puedes aumentar dramáticamente tu productividad de un día para otro, debo decirte que para ser consistente debes dedicarle tiempo, al igual que lo haces para adquirir un nuevo hábito.

Precisamente porque ser más productivo es un nuevo hábito.

Si desea mejorar su productividad y lograr más en menos tiempo, siga leyendo para obtener 10 consejos prácticos que puede comenzar a implementar hoy:

10 Técnicas para Aumentar la Productividad

Mejorar Productividad Personal
Mejorar Productividad Personal

1. Prepárese antes de comenzar.

La productividad no solo sucede “en el momento”.

Ocurre mucho antes de que incluso te sientes y te pongas a trabajar. Cuanto más se prepare con anticipación y tenga claro qué es exactamente lo que quiere, necesita o debe hacer, más fácil y rápido se moverá una vez que comience.

La razón por la que tanta gente lucha por “ser productivo” es porque se saltan este paso, y cuando se sientan, esperan comenzar a volar aunque ni siquiera hayan decidido a dónde quieren volar.

2. Apaga todas las distracciones.

No hace falta ser un genio para darse cuenta de que cada vez que su teléfono vibra, su correo electrónico aparece en su pantalla, la puerta de su oficina se abre y su pensamiento se ve arruinado.

Nos gusta creer que podemos participar en un chat grupal a través de texto y escribir nuestra novela más vendida, pero la verdad es que no podemos, y pensar que podemos es ingenuo e ingenuo.

Tu mejor trabajo llega en silencio.

Es la razón por la cual las personas se retiran y se toman vacaciones lejos del ajetreo de la vida, para distanciarse de la distracción.

3. Haz tus expectativas flexibles.

La parte más difícil de la “productividad” es que queremos que exista en un campo de juego estático.

Queremos que haya una definición formal para “ser productivo” y queremos que esa definición signifique que obtuvimos del punto A al punto B. Pero, dependiendo de en qué estés trabajando, a veces tienes que tomar la ruta escénica.

A veces, lo más productivo que podrías hacer ahora mismo es hacer una lluvia de ideas de un millón de ideas al azar, jugar con algunas de ellas, verlas fallar ante tus ojos y luego llegar a una conclusión más refinada de lo que realmente estás intentando. para construir o “hacer”.

En muchos casos, las personas verían esto como un fracaso de la tarde. Pero por el contrario, es necesario para comprender mejor lo que sea que estés haciendo.

No te pelees cuando eso suceda.

4. Medir, medir, medir.

“Si no puedes medirlo, no lo hagas”.

Esto es algo que mis propios mentores han hecho un gran esfuerzo para enseñarme, y con razón. Si no puede medirlo, no sabe cómo mejorarlo o, lo que es peor, pasa demasiado tiempo en la “carretera escénica” y nunca llega a un punto final. La medición no siempre tiene que ver con el tiempo, el dinero o algo tangible.

A veces, la mejor manera de medir es simplemente mirar hacia atrás en las piezas de trabajo antiguas y ver cómo y dónde ha mejorado estilísticamente. Pero sea consciente de la medida, de modo que pueda modificar a medida que avanza y ver dónde puede ser más eficiente.

5. Comparte en lo que estás trabajando, para recibir comentarios.

Durante mucho tiempo, nunca quise compartir o hablar sobre nada en lo que estaba trabajando.

Pensé que era “mala suerte” o me sacaría de mi flujo. Y lo admito, hay momentos en los que es mejor dejar tus ideas para reflexionar en tu propia mente, pero no debes dudar en compartir en qué estás trabajando. La retroalimentación es extremadamente importante, y se puede ahorrar mucho tiempo con una sola conversación en la que alguien señala, claramente, algo que no está “funcionando”.

Puede que no sea fácil de escuchar en este momento, pero se lo agradecerás más tarde.

6. Practicar en público.

Cuando hablamos de productividad, a menudo pensamos en maneras de aislarnos en nuestro dormitorio u oficina, solos, en la oscuridad, con solo la luz de nuestra computadora portátil para mantenernos iluminados.

Pero a veces ese enfoque en realidad termina obteniendo un pobre retorno de su inversión de tiempo porque no está obteniendo retroalimentación externa. Encuentra formas de practicar en público.

Use las herramientas digitales a las que tenemos acceso, como las redes sociales, para lanzar versiones de prueba de lo que sea que esté trabajando: ya sea un libro, un álbum, una startup, un boceto de comedia, cualquier cosa.

La práctica en público le brinda retroalimentación y la retroalimentación acelera el proceso de aprendizaje y desarrollo.

7. La cafeína.

¿Necesitamos realmente explicar los beneficios de productividad de un café negro con un trago extra de expreso?

8. La música.

Para algunos, esto sería una distracción, pero siempre he encontrado que la música instrumental ligera en el fondo (especialmente Beethoven y Mozart) es un gran impulso para la productividad.

Mientras no esté lleno de melodías pegadizas que lo sacan de la tarea en cuestión, la música puede ser como ese zumbido en el fondo que actúa como una señal sutil para que su subconsciente permanezca en la tarea en cuestión.

9. Tomar descansos.

Nuevamente, ser “productivo” no significa necesariamente quedarse quieto por ocho horas seguidas.

Es posible que puedas hacer eso durante un día o dos, pero no eres un robot. Te quemarás. La productividad tiene que ver con el flujo. Se trata de conocer tus límites y ser consciente de cómo moverte dentro de tus propias limitaciones.

Tal vez necesites tomar descansos de 10 minutos después de cada 50 minutos de concentración.

Genial. Haz eso.

O tal vez puede trabajar durante cuatro horas sin problemas, pero luego debe tomar la tarde antes de sumergirse en otra sesión de trabajo de cuatro horas por la noche.

Genial. Haz eso.

Haz lo que te funcione, y solo tú.

No se trata de ser productivo basado en los hábitos de otra persona o en la forma de hacer las cosas.

Se trata de conocerte a ti mismo y usar tus hábitos para tu beneficio.

10. Crea una rutina.

Se dice que los mejores músicos, atletas, innovadores, etc., siguen una rutina diaria que entrena a su subconsciente para saber cuándo es hora de trabajar y cuándo es hora de relajarse.

Hay absolutamente algo que decir para practicar siempre al mismo tiempo, o ir al gimnasio al mismo tiempo, o escribir siempre a la misma hora, todos los días. Te entrenas para saber, tan pronto como llegue la hora, para caer en el modo de enfoque requerido para hacer tu mejor trabajo.

Tratar de ser productivo cuando un día estás trabajando por la mañana, al día siguiente estás trabajando por la noche, al día siguiente estás trabajando a la mitad del día, se vuelve agotador. La rutina es extremadamente útil, y elimina intrínsecamente la distracción del ajuste a algo “nuevo”.

La consistencia es lo que buscas.

 

10 Técnicas para Mejorar la Productividad Personal
5 (100%) 1 vote